(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)

Aconteció que Jesús estaba orando en un lugar y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar. Lucas 11:1ª

Durante el tiempo que Jesús estuvo en la tierra, Él estuvo en constante comunicación con su Padre. Él oró por sabiduría y dirección en su ministerio terrenal. Oró para que otros vinieran a conocerlo como su Señor y Salvador. Él oró por sus doce discípulos para que Dios los protegiera del mal. Jesús oró a Dios por fortaleza, oró con sinceridad y reverencia. Oró con alegría y alabanza. Pero sobre todo, Jesús oró con expectativa.

Jesús orando - Notas CristianasJesús sabía que su Padre escucharía sus oraciones y que Él respondería.

La oración abre los canales de bendición, a través de ella el poder de Dios se derrama para obrar a nuestro favor.

Y todo lo que pidieran a [Dios] el Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo piden en mi nombre, Yo [Jesús] lo haré. Juan 14:13-14

Pero, ¿Cómo debemos orar?

Cuando nos preguntamos cómo deberíamos de orar rara vez miramos a la Biblia como nuestra guía para encontrar esta respuesta, no obstante, la Biblia está llena de ejemplos de personajes que han orado a Dios. La Biblia está llena de ejemplos de oraciones para cualquier circunstancia y cualquier ocasión, de estos ejemplos es donde podemos aprender; veamos el ejemplo de David, el que venció a Goliat,  un hombre conforme al corazón de Dios que nunca recurrió a sí mismo ni a su propia capacidad auto sugestionándose en momentos de desesperación, Él recurrió a Dios aferrándose al poder divino de su Señor, puso su vista fija en Dios y habló con Él para salir exitoso en la batalla.

Elevo mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, creador de los cielos y de la tierra. Salmos 121:1-2

A veces tenemos que excavar y meditar a través de las Escrituras para encontrar las palabras y la sabiduría necesaria para utilizarlas en nuestra oración.

Como David, muchas figuras bíblicas mostraron coraje y fe, muchos se encontraron en situaciones en donde el poder de Dios a través de la oración les ayudo a descubrir cualidades que no sabían que tenían, cualidades que han quedado plasmadas en la Biblia para que precisamente podamos utilizarlas y aplicarlas en todo lo que nos sucede en nuestras vidas hoy día.

La Biblia nos dice una y otra vez que traigamos constantemente nuestros problemas a Dios, nos dice que Él es nuestro Padre Celestial y que se encargará de nuestras situaciones. Es por eso que debemos hablar con Dios por medio de la oración, no para informarle de algo que Él no pueda estar consciente sino para demostrarle que nuestra confianza está en Él. Dios ya conoce nuestras necesidades y Él ciertamente nos responderá con Su amor de forma equitativa.

Es evidente que Dios quiere que nos acerquemos a Él, Él se preocupa profundamente por todos y cada uno de nuestros problemas, ya sean físicos o emocionales,  y solo está a la espera a que nos acerquemos a Él de todo corazón para entregarle nuestros problemas.

Cuando ofrecemos a Dios nuestras oraciones en humildad sincera y con un corazón quebrantado podemos experimentar su poder en nuestras vidas.

El Señor sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas. Salmos 147:3

Básicamente, la oración es simplemente hablar con Dios, al igual que hablaríamos con nuestro mejor amigo.

Dios escucha todas nuestras oraciones ya sea con cantos y júbilo o con lágrimas y tristeza, pero sin lugar a dudas, las oraciones que salen de lo más profundo de nuestro corazón contrito y humillado son la que Dios entiende perfectamente.

La oración constante abre puertas para que Dios entre a morar y a obrar en nuestras vidas de forma constante. A través de la oración Dios lleva a cabo las cosas que Él quiere que suceda en nuestra vida y en la vida de los demás.  

¡Oh Señor, Dios! He aquí que Tú, con tu gran poder y con tu brazo extendido, hiciste el cielo y la tierra. No hay para ti nada que sea difícil. Tú que muestras Tu misericordia a millares de gente, y castigas la maldad de los padres en sus hijos. Dios grande y poderoso, Tu nombre es Señor de los ejércitos. Tus planes son impresionantes, tus hechos son portentosos; siempre estás atento a los actos del género humano para dar a cada uno según el fruto de sus obras. Jeremías 32:17-19

La oración es una parte fundamental en nuestras vidas y Dios sólo está esperando a que nosotros hablemos con Él. No importa la forma en la que oremos, lo que importa es que nuestra oración debe honrarle a Él, nuestra oración debe buscar Su perfecta voluntad para nuestras vidas, pedir por nuestras necesidades esperando que Él provea de acuerdo a su absoluta voluntad.

Es importante que hablemos con Dios constantemente y más que saber cómo orar, nuestra meta como creyentes debe ser la de orar como Jesús oró. Dios pasará por alto el sonido de nuestras cuerdas vocales para darle cabida a las palabras que salen de la profundidad de nuestro corazón.

NotasCristianas©

 


¿Te gustó esta información? Puedes ayudarnos a compartirla para que otros también puedan disfrutar de su lectura.
Acerca del Autor
Notas Cristianas
Administrador
Descripción
NotasCristianas es un ministerio no denominacional enfocado en glorificar a Dios por medio de Jesucristo, orientado a aquellos que quieren crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. La intención de NotasCristianas es compartir la sana doctrina de Dios basándose en la Santa Biblia como la verdad absoluta de Dios inspirada por su Espíritu Santo.

Commentarios:

 Síguenos en FacebookPinterest  y  Twitter (NotasCristianas)Twitter (FotosCristianas)