(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

En la oración, Dios ve lo más profundo de nuestro corazón

Yo, azorado, llegué a pensar: “Me has apartado de tu presencia”. Pero tú oías mi voz suplicante mientras a ti clamaba. Salmos 31:22 BLPH

Cuando oramos a Dios, Él no ve cuan buenos somos, lo que Él ve son las intenciones de nuestro corazón.

Dios ve lo más profundo del corazón. Notas CristianasDios no mira si somos dignos de recibir sus bendiciones, más bien lo que Él mira es si nuestro corazón está confiando en su Hijo como nuestra única esperanza de asegurar sus bendiciones.

Dios puede ver lo que realmente somos y en quién verdaderamente confía nuestro corazón. Dios ve nuestra esencia y lo que es indiscutible cierto y real. Él sabe perfectamente en quien o en que depositamos nuestra confianza interior; para Él no hay nada escondido.

Señor, tú me has examinado y me conoces; tú sabes cuándo me siento o me levanto; ¡desde lejos sabes todo lo que pienso! Me vigilas cuando camino y cuando descanso; ¡estás enterado de todo lo que hago! Salmos 139:1-3 RVC

Los que conocemos a Dios sabemos que estos versículos son reconfortantes. Dios, nuestro Padre celestial, sabe todo acerca de nosotros y aun así continúa amándonos.

Dios ve todo lo que está dentro de nosotros y sería inútil tratar de engañarlo. Sin embargo, a pesar de que Él ve todas nuestras caídas y equivocaciones, cuando nos refugiamos en Su Hijo, Él continúa amándonos con un amor eterno.

No importa las cosas que hayamos hecho en el pasado, si nos refugiamos en Cristo Jesús para el perdón de nuestros pecados, Dios nos verá como personas justas porque la sangre que su Hijo derramó en la cruz del Calvario limpiará nuestros pecados.

Si sabemos que Dios nos ama, ¿por qué no ir a Él en oración? Porque no confesar nuestros pecados conocidos y pedirle que nos revele los que desconocemos para seamos dignos de recibir sus bendiciones en el nombre de Jesús.

Pero que pida con fe, sin dudar. Porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble ánimo (que duda), inestable en todos sus caminos. Santiago 1:6-8 NBLH

La oración cambia las cosas y a través de ella podemos recibir las bendiciones de Dios cuando lo pedimos en el nombre de su Hijo. Aun así, primero debemos conocer la voluntad de Dios y los motivos de nuestro corazón para que nuestras oraciones sean contestadas.

Debemos recordar que Dios conoce nuestro corazón; Él sabe quiénes somos y lo que realmente guardamos dentro y si deseamos que nuestras oraciones funcionen debemos pasar más tiempo con Dios, aferrarnos a Él con fe para conocerlo más y conocer mejor cuál es su voluntad en nuestras vidas y así su Espíritu Santo nos pueda guiar a orar en su voluntad para que nuestras oraciones sean mucho más eficaces.

Y ésta es la confianza que tenemos en Él, que si pidiéremos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye. 1 Juan 5:14 RVG

Notas Cristianas ©


¿Te gustó esta información? Puedes ayudarnos a compartirla para que otros también puedan disfrutar de su lectura.
Acerca del Autor
Notas Cristianas
Administrador
Descripción
NotasCristianas es un ministerio no denominacional enfocado en glorificar a Dios por medio de Jesucristo, orientado a aquellos que quieren crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. La intención de NotasCristianas es compartir la sana doctrina de Dios basándose en la Santa Biblia como la verdad absoluta de Dios inspirada por su Espíritu Santo.

Commentarios:

 Síguenos en FacebookPinterest  y  Twitter (NotasCristianas)Twitter (FotosCristianas)